Seguidores

viernes, 25 de noviembre de 2011

Un juego perverso


JUEGO PERVERSO.

La sumisa estará totalmente denuda, de pie y con los ojos vendados. Tenéis varias posibilidades. Yo os aporto dos.
Atarle con los brazos en alto al techo y las piernas bien separadas por un separador o con las piernas juntas.
Empaquetarla con papel film transparente de cocina, pero dejando sus pezones, su coño y su culo descubierto.

Sobre la mesa tengo:
-      Una paleta.
-      Un gato.
-      Una fusta.
-      Un par de pinzas para los pezones.
-      Un par de pinzas para los labios de tu coño.
-      Un vibrador para tu coño.
-      Otro vibrador para tu culo.
-      Un papel escrito: Ganas 2 turnos.

Aparte, también tengo, un montón de pesas de ( escoged vosotros mismos el peso). Para ir colgando a las pinzas. Y dos papeles mas con el siguiente escrito: Encender/apagar vibrador del culo. Y el otro: Encender/apagar vibrador del coño.
Y ocho cartulinas marcadas con números del 1 al 8.
El juego es sencillamente perverso: Te voy a vendar los ojos y repartiré una cartulina numerada sobre cada uno de los objetos. Jugamos a 10, 15, 20… tiradas, escoged vosotros mismos. Yo iré cambiando en cada tirada, la ubicación de los números. Tu me dirás un numero y así elegirás, tu premio…..
Cada instrumento de azotar, que elijas, supondrá 10 golpes de ese instrumento, sobre tu cuerpo, algunos en especial para tu culo, otros para tu coño y tus tetas y pezones. Eso lo decido yo.
Cuando elijas una de las pinzas, se te pinzara la parte a la que corresponda su tarjeta y su lugar será sustituido por un par de pesas, para ir castigando o tus pezones o tu coño.
Cuando aciertes con un vibrador ese pasará a llenar el agujero que corresponda y quedará ya fijado ahí hasta el final. Apagado. Pero será sustituido por las tarjetas de encender/apagar, para que así cuando vuelvas a acertar, vayas alternando vibración y no vibración.
Supongo que alguna vez también ganaras un par de turnos. Jodida suerte…
Quizás tengas la suerte de ir alternando castigos ( o premios, según se mire). Quizás, aciertes especialmente, con un determinado elemento,
Si antes de llegar a los turnos que se han decidido, te rindes, entonces el juego se habrá acabado, por hoy, te desempaquetare, te vestirás y hasta otro día…
Si aguantas hasta el final, como la más obediente y entregada de las sumisas, tendrás un regalito sorpresa y un premio.
Si juegas, espero tengas la suerte de ir repartiendo los premios, me gusta la variedad. Aunque también deseo, que no consigas saltarte demasiados turnos, no quiero que sea fácil. La verdad, es que no lo es.
Estas lista, quieres jugar??? O prefieres marcharte por hoy a casa..

Un relato ya antiguo.


Te están bañando, en un agua repleta de sales y aceites. Unas delicadas manos no dejan ningún rincón de tu cuerpo sin acariciar con la sensual dulzura de las esponjas.
Te están secando, con turgentes y suaves toallas
Te están peinando, con la delicadeza que se dedica a las que se van a entregar.
Te están perfumando, todos los poros de tu piel con aromáticas fragancias.
Te están vistiendo o mejor dicho simplemente adornando.
Un precioso velo, por debajo de tus ojos, a los que ensalza. Que deja intuir tus rojos y apetitosos labios.
Un sujetador, formado únicamente por cadenas de plata, que no cubre tus pechos, sino que los enmarcan, que centra tus altivos pezones en el universo.
Un cinturón de finísimos eslabones de plata, del que cuelgan los velos, que realzan tu cintura, que lloran desde ella hacia el terrenal suelo, elevando  tus sensuales encantos, hasta convertirlos en una fruta prohibida destinada a ser manjar de dioses.
Collares, brazaletes, colgantes, pulseras, pendientes, esclavas…Nada parece suficiente para adornar tu cuello, tus muñecas, tus tobillos… Ninguno está a la altura de tu deslumbrante belleza.

Y te acompañan.
Y caminas orgullosa y altiva, en medio de la comitiva que te llevará hasta tu destino…

Y las antorchas rebrotan sus llamas.
Y dirigen sus resplandores para iluminar tu presencia.
Y se hace el silencio, cundo quedas sola en medio de la estancia.
Y ese silencio, solo se rompe por el aroma de los inciensos que embriagan los sentidos.
Y ese silencio, cobra vida, cuando los músicos, hacen cantar sus delicados instrumentos.
Y esa música, se convierte en fantasía, cuando tu cuerpo se cimbrea al son de los acordes de la antigua danza.
Y tu cuerpo se transforma, bajo la embriaguez del momento, en un paraíso perdido. 

Y la música cesa.
Y tu danza se para.
Y los corazones enmudecen sintiendo la magia.

Dos mujeres se acercan a ti, sosteniendo una gran bandeja de plata.
Otra mujer se acerca a ti. Y lentamente, te desnuda.
Y todo aquello, que te engalanaba, va a parar a la bandeja.

Y por fin, desnuda.
Ante todas las miradas.
Y tu pendiente solo de una.

Y por fin a solas con tu Señor.
Porque todo el mundo a abandonado en silencio la sala.

Y por fin, andas.
Y tus pasos, se encaminan a tu deseado destino.
Atada por las invisible cadenas que tu has escogido
Y llegas a mi…

No confio en...

1.     No confío en quien camina a oscuras.

2.    No confío en  quien duerme con luz.

3.    No confío en quien prefiere sufrir por dejar a quien ama, en vez de sufrir juntos.

4.    No confío en quien  otorga superpoderes  a los demás y si le fallan les culpa de todo.

5.    No confío en quien no se explica con claridad, pero pretende que se le entienda.

6.    No confío en quien prefiere vivir la vida como si corriese los cien metros lisos en vez de un maratón.

7.    No confío en quien nunca se equivoca y siempre la culpa es de los demás.

8.    No confío en quien no sabe pedir perdón, ni decir lo siento.

9.    No confío en quien solo tiene amigos que le dicen lo que quiere escuchar y no hacen de abogado del diablo.

10.  No confío en quien deja siempre todo en: “yo soy así”, “hoy…”, “para siempre..”,  “desde siempre..”.

11.    No confío en quien cuando llegan los malos momentos, vienen muy mal dadas, llega la hora de la verdad, sale huyendo, sin importarle los demás.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Bdsm, Misticismo y Religión.


BDSM, Misticismo y Religión.
No hace mucho leí en someteme algunos comentarios referidos a este tema. También es un tema relativamente recurrente, no es nuevo, ya se ha hablado en otras ocasiones.
Escuché por la tele a un peregrino y se me quedaron grabadas sus palabras: Devoción, Amor, Esperanza.
Y de nuevo a pensar en un tema socorrido, sin que cambie en absoluto mi opinión, ya que escribí otras veces al respecto. No se parecen en nada. Son iguales en todo.
Devoción: Amor, veneración, fervor religioso.
Devoción a Dios. A tu Dios. A ese Dios mortal, pleno de virtudes y defectos a quien amas.
Amor: Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.
Amarás a Dios sobre todas las cosas. Y Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza. Y de una costilla del hombre, Dios creo a la mujer, porqué a la Creación algo le  faltaba para ser maravillosa. Amarás al prójimo como a ti mismo. Soy maravilloso  en mi esencia siendo sumis@ o Dominante, pero nunca seré pleno del todo sin el reverso de la moneda, sin mi complemento, sin mi media naranja.
Esperanza: Estado de animo en el que se nos presenta como posible, aquello que deseamos.
Aquí creo que sobra cualquier descripción religiosa, bedesemera o personal. Está todo dicho.
A partir de aquí, comienzo mi propia tormenta de ideas con todas las palabras que se me ocurran que puedan pertenecer a ambos o más mundos.
Antiguo Testamento y otros. Ojo por ojo, diente por diente. Lapidación pública de la adultera aunque haya sido violada. Condenación eterna al más crudo infierno. Dios es un justiciero implacable y sanguinario. La ley es para todos y todos los segundos de tu asquerosa vida. Obedecerás por el artículo 33 y si no, serás castigada con 100 latigazos, aunque mi orden haya sido absurda y tus razonamientos válidos para no cumplirla.
Nuevo Testamento. Amor. El perdón de los pecados. La Salvación. Amarás al prójimo como a ti mismo. Dios es bondadoso y redentor. Una palabra tuya bastará para salvarme. Te he fallado, me has fallado, somos humanos e imperfectos, pero tenemos el gran don del perdón. De hacer acto de conciencia y desear no volver a cometer los mismos pecados, los mismos errores. El Dialogo con Dios. El Dialogo con tu Dios. El Dialogo con ese mortal lleno de defectos al que amas.
Fe: Confianza, buen concepto que se tiene de alguien o algo.
Intangible, intocable. Pensamiento personal. Tengo fe en Dios, tengo fe en mi Dios, tengo fe en ti. En tus manos encomiendo mi espíritu. En tus manos pongo mi vida, porque tú eres mi vida.
Confianza: Esperanza firme que se tiene en alguien.
Confianza que llegará el perdón de los pecados y la vida eterna. Confianza en ti, porque tu eres mi paraíso y mi infierno.
Iglesia, grandes religiones establecidas, sectas y…. Vamos hasta la dieta Dunkan: Si no estás conmigo estás contra mi. Te convertiré a palos y a base de lavados de cerebro. La doctrina, la Biblia, el Corán, la Tora, el Libro Gordo de Petete, los manuales de técnicas, son la ley, el vellocino de oro a seguir. Inquisición. A la hoguera. A misa, al rezo, al evento, al lugar de encuentro si no vienes no perteneces, hay que sacrificarte. Eres un pecador descarriado, no sigues la luz que marcan los grandes gurus de cada mundo. No te dejas llevar. Antisocial. Satanás. El opio del pueblo, sea del color que sea y se disfrace de lo que se disfrace. Las grandes luces, los focos, el incienso, la fanfarria, la puesta en escena artificiosa. El Ritual, el protocolo, los pasos de Semana Santa, las Grandes Ceremonias, los preciosos vestidos, el brillo de las joyas. El ser el más de lo más. El más creyente, el más seguidor, el más líder. Yo por encima de los demás.
Misticismo, vida interior, haz el amor y no la guerra, BDSM personal: Dios no está fuera, está dentro de mí. Tu no estás fuera estás dentro de mí. No busco a Dios en las Iglesias. No te busco a ti en cualquier sitio, estás en mi corazón. Dios, tu, yo, estamos en el mismo sitio. Puedo intentar huir, llegan las crisis de fe, pero todo continua dentro, ahí donde da miedo mirar, donde da miedo sumergirse.
 Soy humano, soy imperfecto, soy pecador, tropiezo, me levanto continuo caminando. Y a lo largo de mi camino, encuentro compañeros de viaje, que son luz para mí, que soy luz para ellos. Pedir perdón, perdonar. Decir lo siento de corazón, escucharlo decir de la misma forma. Buscar dentro de mí y dejar un espacio para los demás. Acompañar en ese viaje, saber apartarme. Ser y estar, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y la pobreza, en la alegría y la tristeza, en los aciertos y los errores. Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra. Y saber que no puedo tirarla.
Tirarla más de una vez y arrepentirme.
No querer ser la luz de muchos. No buscar una luz que me ciegue. Quiero ser la luz que te acompaña y que tú seas lo mismo para mi, dos lucecitas en un camino oscuro, pero lleno de vida.
No soy el superAmomegaguay de la muerte, solo soy alguien que busca completarse contigo. Con todas las piedras y curvas que hay en el camino.
Penitencia: Dolor y arrepentimiento que se tiene de una mala acción, o sentimiento de haber ejecutado algo que no se quisiera haber hecho.
Reza tres ave marías y cuatro padre nuestros para que obtengas la redención de tus pecados. Te daré 25 latigazos, para enmendar tu falta.
En el mismo pecado, ya va la penitencia. Perdonar a los demás puede ser relativamente fácil. Perdónate a ti mismo.
Arrepentimiento: Pesar de haber hecho algo.
Saber que has errado. Saber que has fallado a Dios, a tu Dios. Aceptarlo, asumirlo, pedir perdón y saber que serás perdonado.
Entrega: Atención, interés, esfuerzo, etc…en apoyo de una o varias personas, una acción, un ideal, etc…
No podía acabar, sin nombrar la Gran Palabra. La estrella del Firmamento de santa Teresa y del BDSM. Que se puede decir, si no es que ya está todo dicho sobre la Mágica palabra. O quizás si: quien puede juzgar, valorar, criticar la Entrega? Uno mismo? El Receptor de dicha Entrega? Ambos conjuntamente? Alguien externo, como un comité de sabios? Nadie? O directamente se puede valorar o no?
Me quedan más preguntas para este tema, pero quizás sean para otro capítulo.

Bueno, podría continuar con más cosas que se me ocurriesen, pero ahora mismo mi cerebro no da para más.
Unos apuntes más. Mis libros favoritos son: Siddharta, Historia de O y Primero, rompa todas las reglas.
De Siddharta, me he quedado siempre con dos Partes. La primera:”El amor se puede suplicar, comprar, recibir como obsequio, encontrar en la calle, ¡pero no se puede robar!”. La segunda: “se pensar, esperar, ayunar”.
Está última me lleva al segundo apunte. No he hablado del Ascetismo. Y yo tengo mucho de ermitaño, de samana, de anacoreta, de asceta. Y es hora de volver a la soledad de la cueva.
Aunque no esté tan solo, acostumbro a desayunar con Dios y el Diablo. Y por supuesto de fantasmas que todos llevamos encima, aunque no siempre nos gusta escucharlos. Y aunque últimamente comienzan riéndose los dos de mí, acabamos llorando los tres juntos. De ellos he aprendido a tener fe en el Hombre y no creer en la Humanidad. No son perfectos tampoco y lo único que pretenden es salvar o condenar un alma, no andan detrás de millones de ellas. Y el caso es que a mi me han convencido.  Pasadas las ilusiones juveniles, habiendo tenido un hijo, plantado un árbol y escrito un libro (que no quiere decir publicado), mi única meta es salvar algún alma, la primera la mía, porque si no, mal vamos.
Dicho todo esto, agradecer a los Santos Varones y las Santas María Magdalenas, que hayan tenido la paciencia de leer este tocho de pensamientos inconexos y seguramente mal hilvanados, el esfuerzo que han dedicado a ello.
Desear a todos muchísima felicidad y dicha y recordarles, que Dios y el BDSM, están en todas partes y en ningún sitio.
Y disculparme por adelantado, si alguien escribe algún comentario y tardo en responder, es que salir de la cueva, cada día cuesta un poco más.