Seguidores

viernes, 4 de mayo de 2012

Reflexiones de Semana Santa 2012

Viernes Santo. Como cada año, desde hace ya unos cuantos, voy a la procesión.


Soy uno de los portadores de La Dolorosa.


Ya han pasado bastantes días desde Semana Santa y este año voy a cambiar algo el post que escribo después de esas fechas.

Han sucedido muchas cosas antes, durante y después. He mantenido muchas conversaciones y he leído a mucha gente.

Sobre eso va a ir este post dedicado al BDSM, la Religión y todo lo que se pueda relacionar con ello.

Y el tema es el más básico: la Entrega y la Confianza, Total y Absoluta. AMAR en mayúsculas.

En su calvario hasta la Cruz, Jesús fue seguido por un pequeño grupo. La masa del populacho y las grandes voces de le época lo habían sentenciado.

Jesús predicaba un mensaje de AMOR, de Perdón, de Respeto, de Compromiso.

Jesús fue vendido por uno de sus apóstoles.

Jesús fue negado por aquel sobre el que luego se edificaría la iglesia. A mi modo de ver, NO Su Iglesia.

Jesús fue tocado tras resucitar por un apóstol incrédulo.

Jesús, clavado en la cruz, pidió a su Padre que perdonase a quienes lo crucificaban, porque no sabían lo que hacían.

Jesús, capaz de devolver muertos a la vida, de alimentar estómagos hambrientos en fiestas, de jugar con los niños, de curar a los leprosos, fue también capaz de ir al Sacrificio, asesinado por aquellos a quienes ama, para redimir sus pecados.



Bien, ahora debería decir que Jesús fue un personaje único, que efectivamente lo fue, y que es incomparable tanto Él, como sus actos o su época. Lógicamente, ni punto de comparación con el BDSM, ni la religión en la actualidad. Y mucho menos con el siglo XXI, que nos ha tocado vivir.

Lamento no pensarlo, ni decirlo. Y no es que crea tampoco que soy o que conozco a alguien que sea Jesús, o Poncio Pilatos, o Judas, o cualquiera de aquellos personajes.

En algún momento he actuado como Caifás y he apoyado el linchamiento de un inocente.

Y en algún momento he actuado como Poncio Pilatos y me he lavado las manos ante una injusticia.

Y en algún momento he sido Judas y he vendido por treinta monedas.

Y en algún momento he sido Pedro y he negado tres veces.

Y en algún momento he sido Tomás y he necesitado tocar para creer.

También he sido María Magdalena, siguiendo a su Amado hacía el sacrificio.

También he sido Lázaro, levantándome de entre los muertos y andando de nuevo, en respuesta a una palabra.

Y he sido Jesús, cuando con una palabra mía ha bastado para sanar. Cuando he dado de comer al hambriento y de beber al sediento. Cuando he padecido, sufrido y me he sacrificado por alguien que no sabe lo que hace. Cuando he perdonado.

Además de mis vivencias y sentimientos personales, por suerte o por desgracia, veo el telediario, leo la prensa, convivo con internet y tengo una vida social, familiar, BDSM, vainilla, lo que queráis…

Y creo en la Confianza Absoluta, en la Entrega Total, en el Respeto, el Perdón, el Compromiso, el Amor, la Esperanza.

Cuando leo, escucho, veo, siento, se me hace evidente que son conceptos muy minoritarios, que a día de hoy prima el egoísmo, el mirar desde, por, para mí.

En este mundo de las comunicaciones rápidas, la masa se impone. Y paradójicamente el YO.

Quizás un día explique de donde he sacado la frase: “mataría por ti, moriría por ti”, que a muchos les sonará teatral y dramática y por supuesto falsa.

Pero, quiero pensar que entre los que puedan leer esto, habrá alguien que:

Haya navegado a vela, sin motor, en una pequeña embarcación, con una tripulación reducida, supongo que sabrá el significado de la Confianza Absoluta.

Haya escalado atado a una cuerda a su vez atada a otros escaladores en los que también ha depositado esa Confianza.

Forme o haya formado parte, por ejemplo del cuerpo de Bomberos, Confiando su vida en manos de sus compañeros y asumiendo que la puede perder para salvar vidas desconocidas. Descansen en paz aquellos que han muerto en el intento de salvar vidas.

Forme o haya formado parte de Personal Sanitario, que en determinadas ocasiones y lugares, pone en peligro su vida, intentando salvar otras. Descansen en paz, quienes creen y llevan Su Juramento hasta las últimas consecuencias.

Forme o haya formado parte de Personal de Salvamento Marítimo o de Alta Montaña. Descansen en paz, los muertos en cumplimiento del deber más Sagrado.

Forme o haya formado parte de determinados cuerpos del Ejército.

Seguro que me olvido de más ejemplos posibles, de ese espíritu de Entrega que Jesús nos dejo. Que es humano. Que existe.

Seguro que os parecerá banal e inadecuado. Pero es que hay mucha gente fuera y dentro del BDSM, que SI sabe lo que es Confiar, que SI sabe lo que es el Compromiso, que SI sabe lo que es la Entrega, que SI sabe lo que es el Sacrificio y el Sufrimiento, que Si sabe lo que es el AMOR.

Jesús nos dejo un mensaje también de Perdón. Y el perdón comienza con el acto de ser consciente de que has actuado mal, de que has hecho daño, de que has causado sufrimiento. Después llega el acto, el gesto de pedir perdón al ofendido, al humillado, al masacrado, al asesinado. Y a continuación, recibir ese perdón y por último perdonarnos a nosotros mismos.

Y todo esto hay personas que lo saben y lo viven. Lástima que sea en minoría. La gran masa sigue diciendo: tengo que pensar en mí, solo por mí, para mí, desde mí y hasta mí.

Pero no pierdo la esperanza, tengo la suerte de conocer, de compartir vida e ideales con gente que sí sabe y vive con esos criterios. Personas con una enorme ausencia de egoísmo. Personas con la capacidad de Amar, desde el Alma. Personas capaces de sufrir o acompañar en el sufrimiento.

Tengo a la Señora de Samhaim, tengo a Mi sahktabi, tengo al Señor de los Puentes y el Asfalto, tengo al Eólico patrón, tengo al Rey de la Baraja,….

Y después de la Reflexión de Semana Santa, antes de volver a otros quehaceres, deciros una frase que alguien me dijo hace mucho tiempo: “ No digas nunca: imposible, sólo porque tú no seas capaz de hacerlo, de pensarlo o de vivirlo”.

La otra es:

Mataría por ti, moriría por ti.



Y por último, es mejor que no penséis en subirme a un altar o en crucificarme, nadie merece ni lo uno ni lo otro. Aunque determinados actos si puedan merecerlo.

Mis más Respetuosos Saludos para Todos.



Lord Wunjo.

jueves, 8 de diciembre de 2011

Mi D/s I. Prologo.


Tengo ya 46 años y mucho camino en mis piernas y muchas vivencias en mi petate.
Quizás este no sea el mejor momento, para comenzar este escrito, pero supongo que también me ayudará para distraerme un rato de cierto tema que ya se está alargando demasiado. Comencemos a echar la vista atrás.
He tenido a lo largo de mi vida cinco sumisas. Bueno, esas son la que yo considero que lo fueron. He tenido a lo largo de mi vida tres relaciones vainillas, digamos estables. He tenido un matrimonio que acabó en divorcio.
Amé, amo y amaré siempre a las que en su momento fueron mis sumisas. A cada una de forma distinta, sin comparaciones, sin trabas.
Estuve enamorado de mis tres parejas, pero no llegué a amarlas nunca.
Ni estuve enamorado, ni amé a mi ex-mujer, fue un error que cometí. Refugiarme tras una tragedia personal en un hombro sobre el que llorar, en un cuerpo que se abría para mí, para desahogar los instintos primarios del sexo, llenar un vacio infinito. Hubo pasión, la pasión provocada por la desesperación, por el deseo de olvidar, de sustituir, de buscar donde no lo había aquello que había perdido. No funciona. No cuando crees en lo que yo creo.
También he pasado por unos años de soledad intensa, inmensa. Necesaria.
No tendré una sumisa a la que no me considere capaz de llegar a amar. De forma totalmente única. Distinta a cualquier otra. Y no llega de un día para otro, llega despacio, poco a poco, trabajándolo y sintiéndolo.
Eso me lleva a mi primer principio. La D/s es AMOR. No un amor cualquiera, no algo sencillo y cómodo, es algo que está por encima de todo. Es camino y meta. Es principio y fin. Todos los días. Algo que conlleva muchas más cosas.
Puesta la primera piedra de lo que va a ser un tocho.
Continuará…

viernes, 25 de noviembre de 2011

Un juego perverso


JUEGO PERVERSO.

La sumisa estará totalmente denuda, de pie y con los ojos vendados. Tenéis varias posibilidades. Yo os aporto dos.
Atarle con los brazos en alto al techo y las piernas bien separadas por un separador o con las piernas juntas.
Empaquetarla con papel film transparente de cocina, pero dejando sus pezones, su coño y su culo descubierto.

Sobre la mesa tengo:
-      Una paleta.
-      Un gato.
-      Una fusta.
-      Un par de pinzas para los pezones.
-      Un par de pinzas para los labios de tu coño.
-      Un vibrador para tu coño.
-      Otro vibrador para tu culo.
-      Un papel escrito: Ganas 2 turnos.

Aparte, también tengo, un montón de pesas de ( escoged vosotros mismos el peso). Para ir colgando a las pinzas. Y dos papeles mas con el siguiente escrito: Encender/apagar vibrador del culo. Y el otro: Encender/apagar vibrador del coño.
Y ocho cartulinas marcadas con números del 1 al 8.
El juego es sencillamente perverso: Te voy a vendar los ojos y repartiré una cartulina numerada sobre cada uno de los objetos. Jugamos a 10, 15, 20… tiradas, escoged vosotros mismos. Yo iré cambiando en cada tirada, la ubicación de los números. Tu me dirás un numero y así elegirás, tu premio…..
Cada instrumento de azotar, que elijas, supondrá 10 golpes de ese instrumento, sobre tu cuerpo, algunos en especial para tu culo, otros para tu coño y tus tetas y pezones. Eso lo decido yo.
Cuando elijas una de las pinzas, se te pinzara la parte a la que corresponda su tarjeta y su lugar será sustituido por un par de pesas, para ir castigando o tus pezones o tu coño.
Cuando aciertes con un vibrador ese pasará a llenar el agujero que corresponda y quedará ya fijado ahí hasta el final. Apagado. Pero será sustituido por las tarjetas de encender/apagar, para que así cuando vuelvas a acertar, vayas alternando vibración y no vibración.
Supongo que alguna vez también ganaras un par de turnos. Jodida suerte…
Quizás tengas la suerte de ir alternando castigos ( o premios, según se mire). Quizás, aciertes especialmente, con un determinado elemento,
Si antes de llegar a los turnos que se han decidido, te rindes, entonces el juego se habrá acabado, por hoy, te desempaquetare, te vestirás y hasta otro día…
Si aguantas hasta el final, como la más obediente y entregada de las sumisas, tendrás un regalito sorpresa y un premio.
Si juegas, espero tengas la suerte de ir repartiendo los premios, me gusta la variedad. Aunque también deseo, que no consigas saltarte demasiados turnos, no quiero que sea fácil. La verdad, es que no lo es.
Estas lista, quieres jugar??? O prefieres marcharte por hoy a casa..

Un relato ya antiguo.


Te están bañando, en un agua repleta de sales y aceites. Unas delicadas manos no dejan ningún rincón de tu cuerpo sin acariciar con la sensual dulzura de las esponjas.
Te están secando, con turgentes y suaves toallas
Te están peinando, con la delicadeza que se dedica a las que se van a entregar.
Te están perfumando, todos los poros de tu piel con aromáticas fragancias.
Te están vistiendo o mejor dicho simplemente adornando.
Un precioso velo, por debajo de tus ojos, a los que ensalza. Que deja intuir tus rojos y apetitosos labios.
Un sujetador, formado únicamente por cadenas de plata, que no cubre tus pechos, sino que los enmarcan, que centra tus altivos pezones en el universo.
Un cinturón de finísimos eslabones de plata, del que cuelgan los velos, que realzan tu cintura, que lloran desde ella hacia el terrenal suelo, elevando  tus sensuales encantos, hasta convertirlos en una fruta prohibida destinada a ser manjar de dioses.
Collares, brazaletes, colgantes, pulseras, pendientes, esclavas…Nada parece suficiente para adornar tu cuello, tus muñecas, tus tobillos… Ninguno está a la altura de tu deslumbrante belleza.

Y te acompañan.
Y caminas orgullosa y altiva, en medio de la comitiva que te llevará hasta tu destino…

Y las antorchas rebrotan sus llamas.
Y dirigen sus resplandores para iluminar tu presencia.
Y se hace el silencio, cundo quedas sola en medio de la estancia.
Y ese silencio, solo se rompe por el aroma de los inciensos que embriagan los sentidos.
Y ese silencio, cobra vida, cuando los músicos, hacen cantar sus delicados instrumentos.
Y esa música, se convierte en fantasía, cuando tu cuerpo se cimbrea al son de los acordes de la antigua danza.
Y tu cuerpo se transforma, bajo la embriaguez del momento, en un paraíso perdido. 

Y la música cesa.
Y tu danza se para.
Y los corazones enmudecen sintiendo la magia.

Dos mujeres se acercan a ti, sosteniendo una gran bandeja de plata.
Otra mujer se acerca a ti. Y lentamente, te desnuda.
Y todo aquello, que te engalanaba, va a parar a la bandeja.

Y por fin, desnuda.
Ante todas las miradas.
Y tu pendiente solo de una.

Y por fin a solas con tu Señor.
Porque todo el mundo a abandonado en silencio la sala.

Y por fin, andas.
Y tus pasos, se encaminan a tu deseado destino.
Atada por las invisible cadenas que tu has escogido
Y llegas a mi…

No confio en...

1.     No confío en quien camina a oscuras.

2.    No confío en  quien duerme con luz.

3.    No confío en quien prefiere sufrir por dejar a quien ama, en vez de sufrir juntos.

4.    No confío en quien  otorga superpoderes  a los demás y si le fallan les culpa de todo.

5.    No confío en quien no se explica con claridad, pero pretende que se le entienda.

6.    No confío en quien prefiere vivir la vida como si corriese los cien metros lisos en vez de un maratón.

7.    No confío en quien nunca se equivoca y siempre la culpa es de los demás.

8.    No confío en quien no sabe pedir perdón, ni decir lo siento.

9.    No confío en quien solo tiene amigos que le dicen lo que quiere escuchar y no hacen de abogado del diablo.

10.  No confío en quien deja siempre todo en: “yo soy así”, “hoy…”, “para siempre..”,  “desde siempre..”.

11.    No confío en quien cuando llegan los malos momentos, vienen muy mal dadas, llega la hora de la verdad, sale huyendo, sin importarle los demás.